(Noviembre 2001) En un reporte del año 2001 publicado por Amnesty International, una psicóloga y trabajadora social de nacionalidad ucraniana relata la historia de cómo fue ingresada ilegalmente a Israel. En un principio, creyó que estaba siendo contratada como representante de una compañía. Pero al llegar, le quitaron todas sus pertenencias y la mantuvieron encerrada en un apartamento durante dos meses en los que la obligaron a prostituirse. "Las condiciones eran terribles. A una joven la tuvieron trabajando en el sótano durante ocho meses. El sótano era húmedo y debido a esto la joven contrajo tuberculosis. La mayoría de las mujeres que compartían este encierro tenían distintas enfermedades -venéreas y otras que afectaban sus órganos reproductivos. No le deseo ni siquiera a mis enemigos que pasen por lo que nosotras tuvimos que pasar".

El tráfico de personas involucra el traslado de hombres, mujeres y niños de un lugar a otro, en el que son sometidos a condiciones de trabajo forzado. Esta práctica abarca la prostitución forzada, la servidumbre doméstica, labores agrícolas varias en condiciones inseguras, trabajo en fábricas y talleres en condiciones de explotación, trabajo en el gremio gastronómico o de la construcción, y diversas formas modernas de esclavitud. Esta violación global de los derechos humanos no conoce límites, y ocurre tanto dentro los países como a través de sus fronteras, abarcando distintas regiones y continentes.

De acuerdo a un reporte del 2000 publicado por la Comisión de Justicia y Asuntos de Interior, las mujeres y niñas son especialmente vulnerables al tráfico de personas debido al bajo status social de las mujeres, a la pobreza, y a la falta de oportunidades educativas y profesionales. En muchos países, los responsables de formular políticas reconocen la necesidad de atacar estos problemas promoviendo la igualdad y equidad de género. En los casos en que las mujeres tienen mejores oportunidades de educación, cobijo, alimentación, trabajo, acceso a sistemas legales y políticos, y protección contra la violencia, su vulnerabilidad al tráfico de personas se reduce.

La mayoría de las personas traficadas son mujeres y niños procedentes de Asia

Dado que el tráfico de personas es ilegal, es dificil estimar la magnitud del problema. Sin embargo, existe, entre aquellos que se dedican a combatirlo, el consenso de que se trata de una práctica extendida que continúa creciendo. De acuerdo al Servicio de Investigación del Congreso (CRS) y el Departamento de Estado de los Estados Unidos, el tráfico de personas transporta entre 700.000 personas y 2 millones de personas a través de fronteras internacionales. El treinta y cinco por ciento de esa cifra son menores cuya edad está por debajo de los 18 años.

De acuerdo al CRS, la mayoría de estas víctimas proceden de Asia. Más de 225.000 arriban anualmente del sudeste Asiático, y más de 150.000 del sur de Asia. La ex Unión Soviética se ha convertido en el principal origen de prostitución forzada, con 100.000 personas que son traficadas cada año desde los Nuevos Estados Independientes. Más de 75.000 personas son traficadas desde Europa Oriental, 100.000 desde Latinoamérica y la región Caribe, y 50.000 desde África. La mayoría de las víctimas terminan siendo enviadas a las grandes ciudades, zonas turísticas o de vacaciones, o bases militares en Asia, Medio Oriente, Europa Occidental y Norteamérica.

Contrariamente a la creencia popular, los traficantes son tanto hombres como mujeres. Otra percepción errónea es que todas las mujeres víctimas del tráfico son traficadas para obligarlas a prostituirse, que el tráfico y la prostitución son la misma cosa, y que las personas que son traficadas no tienen educación y proceden de áreas rurales. La realidad es que muchas de las víctimas del tráfico tienen estudios primarios completos, y muchas tienen también educación secundaria o post-secundaria. En Hong Kong, por ejemplo, muchas de las mujeres filipinas llevadas para trabajar en la servidumbre doméstica eran anteriormente maestras o enfermeras. En Rusia y Europa Oriental, muchas de las mujeres traficadas tienen estudios universitarios completos y proceden de grandes ciudades.

El tráfico de personas es un gran negocio

Dado que muchos países están tomando medidas severas para restringir la inmigración, la gente que desea emigrar a esos países recurren cada vez más a las redes de traficantes en busca de ayuda, colocándose así en potenciales situaciones de abuso. El tráfico de personas se ha convertido en un gran negocio; según el CRS, el tráfico de personas representa la tercera fuente de ganancias para el crimen organizado después de las drogas y las armas, y genera miles de millones de dólares cada año. Las redes de tráfico son operadas por grupos del crimen organizado que funcionan dentro y a través de las fronteras. Estas redes están organizadas, estructuradas, bien financiadas y operan fuera del alcance de la ley. Algunos traficantes son individuos o grupos reducidos que trafican personas con propósitos específicos. Con frecuencia, equipos formados por una pareja, marido y mujer, trafican mujeres y las mantienen luego en servidumbre doméstica durante años, en condiciones similares a la esclavitud. Los traficantes pueden ser amigos, parientes o vecinos de las víctimas.

Los traficantes usan una amplia gama de métodos para atraer a sus víctimas. Algunos se sirven de conexiones personales y referencias de palabra para convencer a a aquellas personas que desean emigrar para encontrar un empleo. En el caso de niños, se ha detectado también el uso de procedimientos de adopción. En lo que respecta al tráfico de mujeres, la búsqueda de víctimas toma diversas formas, incluyendo avisos en diarios o a través de agencias matrimoniales. Si bien algunas de las mujeres traficadas saben de antemano que trabajarán como trabajadoras sexuales, ignoran que serán mantenidas en condiciones similares a la esclavitud, y que no podrán huir de aquellos que las someten a explotación.

Con frecuencia, se le promete a las mujeres que obtendrán con seguridad un empleo. Según la Oficina de Coordinación de los Asuntos Humanitarios de la Red Integrada de Información Regional de África Occidental de las Naciones Unidas, y el diario nigeriano This Day, en julio de 2001 una agrupación formada por ocho hombres ofreció al parecer sumas que oscilaban entre 20.000 y 200.000 nairas (entre US$178 y US$1.779) a 35 adolescentes a cambio de que aceptaran "buenos" trabajos en Europa. Luego de que aceptaran, las jóvenes debieron enfrentar largos y arduos viajes desde Nigeria hasta Guinea pasando por Malí. En Malí, fueron vendidas a otros grupos que las transportaron a Europa (generalmente a través de Italia y España) donde fueron obligadas a prostituirse ni bien llegaron a destino.

Los traficantes mantienen a sus víctimas sometidas a través de deudas que éstas deben pagar, la confiscación de sus pasaportes, abusos físicos y psicológicos, violaciones, torturas, amenazas de arresto y deportación y amenazas a los familiares de la persona que ha sido traficada. Las víctimas se encuentran con frecuencia aisladas del mundo exterior, ya que desconocen el idioma local, y no tienen documentos que las identifiquen. En algunos casos extremos, las víctimas ni siquiera saben en qué lugar del mundo se encuentran. Por ende, pedir ayuda puede resultarles extremadamente dificil. En muchos otros casos, las personas traficadas temen contactar a la policía u oficiales de migraciones, ya sea porque el sistema es corrupto o percibido como tal, o porque temen ser deportadas. Las personas traficadas con frecuencia tienen temor de regresar a su país de origen por varias razones: las deudas contraídas por el traslado, el miedo a la humillación pública de conocerse el tipo de trabajo que llevaron a cabo en el extranjero, y posibles daños adicionales tanto a ellos como a sus familias.

Las personas traficadas padecen muchos problemas de salud

Las personas traficadas sufren con frecuencia de una multitud de problemas de salud físicos y psicológicos. Las mujeres son especialmente vulnerables a problemas de salud reproductiva y otros problemas de salud propios de su género en situaciones de tráfico, ya que tienen poco o ningún acceso a atención sanitaria para su salud reproductiva. Estos problemas incluyen falta de acceso a control de natalidad, violaciones constantes, abortos forzados y uso obligado de anticonceptivos, falta de mamogramas regulares y pruebas de Papanicolaou, y demás cuestiones sanitarias. Las mujeres en servidumbre doméstica son sometidas a menudo a violaciones y otros abusos físicos, mientras que aquellas mujeres que son obligadas a prostituirse están expuestas a un riesgo mayor de contraer infecciones de transmisión sexual, incluyendo VIH/SIDA, lesiones de tensión repetitiva y dolores de espalda. Además, las personas traficadas sufren de estrés post-traumático, y, debido al abuso físico y psicológico constantes al que se ven sometidas, presentan síntomas asociados con sobrevivientes de traumas graves y tortura.

Un artículo del 18 de junio de 2001 en el Hong Kong iMail relata la historia de una empresaria que traficó a una mujer indonesia a esa ciudad y la obligó a trabajar como sirviente doméstica. La empresaria sometió a la mujer indonesia a toda clase de abusos: le pegaba con un pincel de madera (hasta que éste se quebró), quemaba su cuello con un hierro cada vez que ella se dormía, y la obligaba a trabajar en su casa y en una fábrica de relojes de su propiedad, sin darle ningún día franco, pagándole la suma equivalente a HK$200 (US$26) por mes en lugar del sueldo mínimo de HK$3.670 (US$470) por mes. La empresaria fue condenada a 22 meses de cárcel por explotar a esta mujer.

La pobreza, el desempleo y la falta de educación son las causas principales del tráfico de personas

Para lograr reducir la cantidad de personas traficadas, los gobiernos de distintos países, las organizaciones no gubernamentales (ONG) y otras entidades están atacando a algunos de los factores principales que fomentan esta práctica. La pobreza, el desempleo y la falta de educación y acceso a recursos son fuerzas determinantes que llevan a la gente a correr riesgos para mejorar sus condiciones de vida.

Al tráfico que termina en trabajo forzado se lo aborda, no como una cuestión migratoria, sino como un problema de derechos humanos. Históricamente, las personas traficadas, especialmente aquellas personas que son traficadas y luego forzadas a ejercer la prostitución, han sido tratadas como criminales e inmigrantes ilegales. Como tales, han sido arrestadas y deportadas, a veces hasta enjuiciadas por haber entrado ilegalmente a un país o por poseer documentos falsos. A los traficantes se los condena a veces por contrabando de extranjeros, pero rara vez se los acusa por las numerosas violaciones a los derechos humanos que acompañan al tráfico de personas, incluyendo la servidumbre, la esclavitud, violaciones y abuso físico y psicológico.

Se insta a los distintos países a que protejan los derechos de las personas traficadas tratándolas como víctimas de un crimen en lugar de criminales. En Israel, de acuerdo a Human Rights Watch, una organización internacional de derechos humanos, el gobierno continúa considerando a las mujeres traficadas como criminales e inmigrantes ilegales, alojándolas en prisiones donde son más vulnerables a violaciones de sus derechos humanos. Esto sucede a pesar de la legislación existente que contempla a la compra y venta de personas para la prostitución como un crimen.

Para mejorar el trato de aquellas personas que han sido traficadas, se vienen realizando esfuerzos para entrenar a agentes de policía e inmigración, abogados y otros para que sean capaces de identificar y ayudar a personas que son víctimas del tráfico. Los gobiernos están trabajando cada vez más para reforzar el cumplimiento de la ley y hacer que los traficantes reciban condenas. Se trata de esfuerzos nacionales, regionales e internacionales dirigidos a enjuiciar a grupos criminales organizados y otros que se benefician del tráfico global de personas.

El tráfico de personas está prohibido por muchos tratados de derechos humanos

El tráfico de personas está prohibido por muchos tratados de derechos humanos; entre otros, por la Convención Suplementaria sobre la Abolición de la Esclavitud, la Trata de Esclavos y las Instituciones y Prácticas análogas a la Esclavitud de las Naciones Unidas (ONU). La Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer ha lanzado un llamado para "suprimir todas las formas de trata de mujeres y explotación de la prostitución de la mujer". Los países que han ratificado estos tratados están dando los pasos necesarios para incorporar los compromisos asumidos por estas convenciones en su legislación nacional.

Tras la aprobación de legislación global antitráfico, el Protocolo de las Naciones Unidas para la Prevención, Supresión y Condena del Tráfico de Personas, Especialmente Mujeres y Niños, que Complementa a la Convención de las Naciones Unidas Contra el Crimen Transnacional Organizado adoptado por la Asamblea General de ONU en noviembre de 2000, se considera cada vez más al tráfico de personas como un grave problema internacional. En mayo de 2001, de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), 85 países firmaron este protocolo. Se necesitan treinta y cinco firmas adicionales para que éste se convierta en ley.

La lucha contra el tráfico de personas requiere la cooperación entre ONG, agencias sociales, y autoridades judiciales, migratorias y policiales. Trabajando juntos, estos grupos pueden limitar la capacidad de los traficantes de operar con libertad y pueden ofrecer a las víctimas potenciales distintas posibilidades para evitar que sean traficadas. Pueden también influir sobre la legislación, las políticas y los programas de un país, dándole así a los gobiernos más herramientas para castigar a los traficantes y ayudar a sus víctimas.


Flujos de tráfico dentro y desde África

Países de origen Países de destino
Ghana Nigeria, Costa de Marfil, Italia, Bélgica, Holanda, Líbano, Libia, Estados Unidos
Nigeria Italia, Bélgica, Holanda
Etiopía Medio Oriente, países del Golfo Pérsico
Malí Costa de Marfil, Nigeria (niños), Arabia Saudita, Kuwait (trabajo doméstico)

Fuente: Organización Internacional para las Migraciones (OIM), Trafficking in migrants, no. 23 (abril 2001).


Flujos de tráfico dentro del Sudeste Asiático

De A Tipo
Vietnam (regiones del norte) China Matrimonio
Vietnam Taiwán Matrimonio
Vietnam Camboya Industria del sexo
Camboya Interna ndustria del sexo
Camboya (norte, noroeste) Tailandia (niños y mujeres) Principalmente para mendigar, también industria del sexo y trabajo doméstico
Camboya Taiwán, Singapur Industria del sexo, trabajo doméstico
Tailandia Interna Industria del sexo

Fuente: Organización Internacional para las Migraciones (OIM), Trafficking in migrants, no. 23 (abril 2001).


Flujos de tráfico en el Sur de Asia

De A Tipo Volumen
Nepal India Industria del sexo 5.000-7.000 mujeres y muchachas/año
Bangladesh India Industria del sexo De 500.000 trabajadoras sexuales que hay en India, se estima que unas 13.500 son originarias de Bangladesh
Bangladesh Pakistán Industria del sexo 4.500 mujeres y niños por año; 200.000 en 10 años
Banglades Medio Oriente Todos 200.000 mujeres y niños durante los últimos 20; 3.397 niños (1.683 de sexo masculino) en los últimos 10 años
Sri Lanka Interna Niños: para mendigar, trabajo, industria del sexo, niños soldados Afecta a 100.000 niños en Sri Lana cuya edad es menor de 16 años Sri Lanka 
Sri Lanka Interna Poco claro; algunos para la industria del sexo, trabajo doméstico  2.000-3.000 niños/año

Fuente: Organización Internacional para las Migraciones, Trafficking in migrants, no. 23 (abril 2001).


Flujos de tráfico en Asia Central

De A Volumen Regresos Tipo Estrategia
Kazajstán (sur) Por vuelos contratados o vuelos communes a los Emiratos Árabes Unidos (EAU) Para todo Kazajstán: extrapolando de un caso conocido de 50 mujeres traficadas de una ciudad de 150.000 personas: 5.000 mujeres en 1999 Para todo Kazajstán: en 1999, 245 desde Grecia, 21 de los EAU, 16 desde Turquía Industria del sexo Promesas laborales
Kazajstán (norte) Por tren a Moscú, y luego con pasaportes rusos falsificados, a Grecia y otros lugares     Industria del sexo Promesas laborales
Kirguistán Dentro de la Comunidad de Estados Independientes (37%), Medio Oriente, Turquía, pasando por Kazajstán y Rusia 4.000 (estimación de OMI/OSCE*) Via Kazajstán y Rusia Industria del sexo  
Tayikistán  Medio Oriente, Ucrania, Kirguistán Al menos 20 casos detectados en 2000      

*Organización Internacional para las Migraciones / Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa
Fuente: Organización Internacional para las Migraciones (OIM), Trafficking in migrants, no. 23 (abril 2001).


Melanie Orhant participa activamente en el movimiento contra el tráfico de personas desde hace diez años. Es estudiante de leyes en la American University, Washington College of Law.


Para más información

Visite el listserve de Stop-Traffic en http://fpmail.friends-partners.org/mailman/listinfo.cgi/stop-traffic, y acceda al archivo de artículos. Stop-Traffic es una lista electrónica abierta financiada por la Iniciativa de Salud Reproductiva para la Mujer del Programa para la Tecnología Sanitaria Apropiada (PATH).

Congressional Research Service, Report 98-649 C, "Trafficking in women and children: the U.S. and international response," el 10 de mayo 2000: www.usinfo.state.gov/topical/global/traffic/crs0510.htm.

Human Rights Watch, "World report 2001: women's human rights - trafficking": www.hrw.org/wr2k1/women/women5.htm y www.hrw.org/spanish/.

International Human Rights Law Group, "Trafficking in human beings: the slavery that surrounds us": www.usinfo.state.gov/journals/itgic/0801/ijge/gj05.htm.

Organización Internacional para las Migraciones (OIM): www.iom.int.


Cuadro
Tráfico o contrabando –¿Cual es la diferencia?

Los medios, las organizaciones no gubernamentales (ONG), y los gobiernos, entre otros, utilizan los términos "tráfico" y "contrabando" de forma intercambiable, pero éstas dos palabras no son equivalentes y describen en realidad a dos fenómenos diferentes. Si una persona contrata a un individuo o a una organización criminal para conseguir ayuda para emigrar a otro país, entonces esa persona ha sido contrabandeada. Al llegar a destino, la asociación se termina y el contrabandista y el individuo en cuestión siguen cada uno su camino. En casos de tráfico, sin embargo, la asociación entre ambos continúa, volviéndose a menudo violenta y abusiva.

En algunos casos, el contrabando se convierte en tráfico. Muchas personas utilizan grupos criminales para facilitar su traslado (contrabando), para luego encontrarse al llegar a destino que la tarifa ha aumentado, que sus pasaportes les han sido quitados, o sufren violaciones y son obligados a trabajar (tráfico). Aquellos que aceptan ser trasladados a otro país para dedicarse a trabajos específicos -como trabajo sexual, trabajo en la construcción o trabajo doméstico- pueden encontrarse con que éste trabajo se desarrolla en condiciones similares a la esclavitud. En algunos casos las víctimas saben que trabajarán en prostíbulos o en fábricas o talleres en condiciones de explotación, pero luego son sometidos a situaciones similares a la esclavitud sobre las que no se les había advertido, golpizas y violaciones. Por otro lado, muchas mujeres emigran voluntariamente al extranjero para trabajar en la industria del sexo, y no siempre terminan en situaciones de explotación. Sin embargo, aquellas personas que terminan siendo víctimas de abuso y explotación necesitan ayuda y protección.