"¿Cuál es el número total de personas que han vivido en la Tierra?" es el artículo más solicitado de la revista Population Today. Se publicó por primera vez en febrero de 1995.

(Population Today, noviembre/diciembre 2002) La pregunta "¿cuál es el número total de personas que han vivido en la Tierra?" es un clásico entre las preguntas que la gente hace en sus llamados telefónicos al PRB. Una de las razones por las que esta pregunta se repite una y otra vez es que a algún escritor ya olvidado, en algún momento durante la década de 1970, se le ocurrió afirmar que el 75 por ciento del total de las personas que habían nacido desde los comienzos de la humanidad se encontraban vivas en ese momento.

Esta afirmación ha tenido una persistencia notable y ha sobrevivido hasta nuestros días, a pesar de que basta con reflexionar un poco para darse cuenta de lo inverosímil que la misma resulta. Para que esta estimación fuera cierta, el número total de nacimientos que tuvieron lugar durante el siglo XX debería haber superado de manera aplastante al número total de nacimientos que han tenido lugar con anterioridad; o bien debería haber habido una cantidad extraordinariamente grande de personas con vida en edad avanzada durante la década de 1970.

Si la afirmación de ese escritor ya olvidado fuera cierta, ésta representaría una evidencia sólida de un ritmo de crecimiento poblacional increíblemente veloz durante este último siglo. Pero si, por el contrario, descartamos la idea de que tres cuartos de las personas que han vivido en toda la historia del mundo están vivas hoy en día, ¿cuál es la cifra que debería reemplazarla? ¿Acaso los demógrafos han logrado alcanzar una mejor estimación? ¿Cuál sería una estimación razonable de este porcentaje?

Sea cual fuere el enfoque que se elija para abarcar esta cuestión, el procedimiento utilizado para responder a estas preguntas será meramente especulativo y de un grado de seriedad mucho menor al de la mayoría de las investigaciones demográficas. Se trata, sin embargo, de una cuestión interesante a la que resulta posible abordar utilizando un enfoque que sea al menos semicientífico; semicientífico y no totalmente científico porque, de más está decirlo, para el 99 por ciento de la estadía de la humanidad en la Tierra, la información demográfica de la que disponemos es absolutamente nula. Podemos, sin embargo, acercarnos a una estimación o conjetura haciendo una serie de supuestos acerca del posible tamaño de la población humana durante épocas prehistóricas.

Prehistoria e historia

Toda estimación del número total de personas que han nacido en toda la historia de la humanidad dependerá, básicamente, de los siguientes dos factores: (1) el lapso de tiempo durante el que se supone que ha habido seres humanos en la Tierra y (2) el promedio del total de la población humana en distintos períodos.

Establecer el momento exacto en que hizo su aparición la raza humana dista de ser una cuestión simple. Para el 700.000 aC habían aparecido ya varios ancestros del Homo sapiens. Y mucho antes que eso, hace varios millones de años, la Tierra estaba ya habitada por homínidos. Según la publicación de las Naciones Unidas titulada "Determinants and consequences of population trends" (Consecuencias y determinantes de las tendencias de población), la aparición del Homo sapiens puede haber tenido lugar cerca del 50.000 aC. La clave para calcular el número total de gente que ha nacido en la Tierra se encuentra en este largo período de 50.000 años de duración.

En los albores de la agricultura (alrededor del 8.000 aC), la población del mundo era del orden de los 5 millones de personas (las cifras que aparecen en la tabla a continuación representan promedios de estimaciones de intervalos realizadas por las Naciones Unidas y otras fuentes). El lento crecimiento que se observa en la población humana durante este período de 8.000 años, partiendo de una estimación de aproximadamente 5 millones de personas en el año 8.000 aC para alcanzar una cifra estimada de 300 millones en el año 1 dC, da como resultado una tasa de crecimiento muy baja, de sólo el 0.0512 por ciento de crecimiento anual. Resulta difícil calcular la cifra correspondiente a la población mundial promedio durante este período. Con toda probabilidad, las distintas poblaciones humanas de distintas regiones del planeta vieron sus respectivos números aumentar o decrecer a causa de las hambrunas, el caprichoso ir y venir de rebaños de distintas especies de animales, las posibles amenazas y hostilidades de otros grupos humanos y las variaciones en las condiciones climáticas y meteorológicas.

La vida, en todo caso, era corta. Durante la mayor parte de la historia humana, la expectativa de vida al nacer fue de aproximadamente 10 años. La expectativa promedio de vida en la región que hoy corresponde a Francia durante la Edad de Hierro era de 10 o 12 años. En estas condiciones, la tasa de nacimientos debe haber sido de por lo menos 80 cada 1.000 personas para permitir la supervivencia de la especie. Hoy en día, se considera alta a una tasa de natalidad de 45 a 50 nacimientos cada 1.000 habitantes. Tasas de natalidad de ese nivel se observan hoy en día solamente en unos pocos países de África o en estados de Medio Oriente con poblaciones jóvenes.

La tasa de natalidad supuesta de la que partamos tendrá un gran impacto en la estimación a realizar sobre el número total de personas que han nacido en toda la historia de la humanidad. Se cree que la mortalidad infantil durante los primeros días de la existencia de la raza humana debe haber sido muy alta, quizás de 500 muertes infantiles por cada 1.000 nacimientos o incluso más. Para las sociedades de cazadores-recolectores, los niños representaban seguramente una carga económica, un hecho que es probable haya llevado a la práctica del infanticidio. Bajo estas circunstancias, la única manera de mantener un crecimiento poblacional es a través de una cifra desproporcionadamente alta de nacimientos, lo cual haría que nuestra estimación de la cifra de personas que han nacido en la Tierra crezca aún más.

Para el año 1 dC, es posible que la población mundial total hubiera alcanzado una cifra de aproximadamente 300 millones de personas. Según una estimación puntual, la población total del Imperio Romano desde España hasta Asia Menor para el 14 dC era de 45 millones de personas. Otros historiadores ofrecen estimaciones que llegan a alcanzar el doble de esa cifra, lo cual no hace sino subrayar lo imprecisas que pueden resultar las estimaciones poblacionales realizadas para períodos históricos tempranos.

Para el 1650 dC, la población mundial llegó a alcanzar una cifra de aproximadamente 500 millones, lo cual no representa un crecimiento demasiado grande con respecto a la estimación de población que realizamos para el año 1 dC. La tasa promedio de crecimiento anual desde el año 1 dC hasta el 1650 dC fue incluso menor a la estimación provista en párrafos anteriores para el período 8.000 aC-1 dC. Una de las razones que explican este crecimiento excepcionalmente lento es la peste negra. Este flagelo tan temido no se limitó a la Europa del siglo XIV. Es posible que la epidemia de peste negra haya comenzado cerca del 542 dC en Asia Occidental y se haya extendido desde ese punto de origen. Se cree que la mitad del Imperio Bizantino fue devastado por la peste durante el siglo VI, lo cual representa un total de 100 millones de muertes. La presencia de fluctuaciones de población de tal magnitud, a lo largo de períodos relativamente largos dificultan significativamente el proceso de estimar la cifra total de personas que han nacido en la Tierra.

Para el 1800, sin embargo, la población mundial había pasado la marca de 1.000 millones, y la población mundial no ha parado de crecer desde entonces. Hoy en día, la población mundial es de 6.000 millones de personas.

Estimaciones y conjeturas

Para estimar o conjeturar la cantidad total de personas que han nacido en la Tierra, es necesario establecer el tamaño de la población total correspondiente a distintos momentos puntuales desde la antigüedad hasta el presente, y aplicar luego las respectivas tasas de natalidad supuestas sobre cada período. Podemos comenzar con una cifra inicial de dos personas (¡Lo cual representa un enfoque realmente minimalista!)


¿Cuántas personas han vivido en la Tierra?

Año Población Nacimientos cada 1000 personas Nacimientos para este intervalo
50.000 a.C. 2 - -
8.000 a.C. 5.000.000 80 1.137.789.769
1 d.C. 300.000.000 80 46.025.332.354
1200 450.000.000 60 26.591.343.000
1650 500.000.000 60 12.782.002.453
1750 795.000.000 50 3.171.931.513
1850 1.265.000.000 40 4.046.240.009
1900 1.656.000.000 40 2.900.237.856
1950 2.516.000.000 31-38 3.390.198.215
1995 5.760.000.000 31 5.427.305.000
2002 6.215.000.000 23 983.987.500
Número total de personas que han nacido en la Tierra 106.456.367.669
Población mundial a mediados del 2002 6.215.000.000
Porcentaje del número total de personas que han nacido en toda la historia de la humanidad que están vivos en el 2002 5,8

Fuente: Estimaciones del Population Reference Bureau.


Un factor que agrega imprecisión a estos cálculos es el patrón de crecimiento de la población, sobre el cual sabemos muy poco. ¿Acaso la población creció hasta alcanzar cierto nivel y luego fluctúo de manera brusca a causa de las variaciones en disponibilidad de alimentos y condiciones climáticas? ¿O creció, por el contrario, de manera constante entre uno y otro intervalo? No podemos obtener las respuestas a estas preguntas. Sin embargo, los paleontólogos han propuesto una serie de teorías al respecto. Para los propósitos de este ejercicio, hemos supuesto que cabe aplicar tasas de crecimiento constantes para cada período. Hemos fijado la tasa de natalidad en 80 nacimientos por cada 1.000 personas por año para el período que llega hasta el año 1 dC, y en 60 nacimientos por cada 1.000 personas para el período que va desde el 2 dC hasta el 1750. Estas tasas se reducen luego hasta alcanzar la cifra de poco más de 30 nacimientos por año para el período moderno. (La sección que aparece a continuación, titulada "Para más información", ofrece una breve bibliografía que incluye las fuentes consultadas durante este ejercicio de alquimia poblacional.)

Este procedimiento semicientífico da como resultado una estimación de aproximadamente 106.000 millones de nacimientos durante el período que va desde los albores de la raza humana hasta hoy. Claramente, los parámetros que hemos fijado para el período que va desde el 8.000 aC hasta el 1 dC tienen un gran impacto en la magnitud del resultado alcanzado. Y, lamentablemente, es muy poco lo que se sabe con certeza acerca de esa era. Algunos lectores estarán, seguramente, en desacuerdo con algunos o, tal vez, con casi todos los aspectos de la tabla obtenida, pero el procedimiento que hemos utilizado en el presente artículo ofrece, al menos, una manera posible de abordar esta cuestión.

Si de hacer conjeturas se trata, podríamos hacer la siguiente: nuestro método subestima, hasta cierto punto, la cantidad de nacimientos que han tenido lugar desde los comienzos de la humanidad hasta hoy. Es asimismo posible que el supuesto de la tasa de crecimiento de población constante que hemos utilizado para el primer período estudiado tenga como consecuencia una subestimación del tamaño promedio de la población correspondiente a ese intervalo. Por último, la fecha que hemos fijado para la aparición de la raza humana en nuestro planeta (50.000 aC) influye también en los resultados obtenidos. Si fijáramos una fecha anterior para el nacimiento de la humanidad, la cifra total de nacimientos que obtendríamos también aumentaría, aunque tal vez no mucho.

Por ende, nuestra estimación es que el 5,8 por ciento de todas las personas que han nacido en la historia de la humanidad están vivos hoy en día. Y si uno lo piensa bien, ésta resulta ser una cifra considerablemente grande.


Carl Haub es el titular de la cátedra de información sobre población Conrad Taeuber del PRB.


Para más información

Nathan Keyfitz, Applied mathematical demography (Nueva York: John Wiley and Sons, 1976).

Judah Matras, Population and societies (Englewood Cliffs, New Jersey: Prentice-Hall, 1973).

Colin McEvedy and Richard Jones, Atlas of world population history (Nueva York: Facts on File, 1978).

Naciones Unidas, Determinants and consequences of population trends (Nueva York: Nationes Unidas, 1973).

Naciones Unidas, World population prospects as assessed in 1963 (Nueva York: Naciones Unidas, 1966).

Naciones Unidas, World population prospects: the 2000 revision (Nueva York: Naciones Unidas, 2001).