(Junio 2006) En las últimas tres décadas el uso de anticonceptivos en general se ha elevado drásticamente en América Latina, debido al fuerte apoyo de los donantes internacionales y a la inversión de los gobiernos para elevar la toma de conciencia sobre las ventajas de la planificación familiar. En toda la región se promovió la capacidad clínica y de asesoría de los proveedores de servicios, para facilitar la distribución de anticonceptivos, considerando una prioridad proporcionar anticonceptivos gratuitos, o de bajo costo, a todos los interesados. La extensión de la demanda significa que el 62% de las mujeres entre las edades de 15 a 49 años están utilizando en la actualidad métodos anticonceptivos modernos en América Latina1. ( Ver el cuadro del incremento en el uso de tres métodos modernos entre 1990 y 2003.)


Métodos anticonceptivos que prefieren las mujeres casadas o en unión consensual, de 15 a 49 años de edad, dispensados por proveedores de atención sanitaria, en ciertos países de América Latina, 1990-2003

País
Inyectables
DIU
Esterilización
1990
2003
1990
2003
1990
2003
Honduras
0
16
17
16
36
18
Nicaragua
2
21
18
9
39
37
Paraguay
12
14
13
16
17
16
Perú
3
21
23
13
13
19

Fuente: P. Taylor et al., Latin America and the Caribbean: Regional Contraceptive Security Report: Findings and Recommendations (2004).


Si bien el método de planificación familiar preferido en América Latina sigue siendo la esterilización femenina, los inyectables se están volviendo cada vez más populares y en algunos países tienen la misma aceptación que la píldora. (En dos lugares, El Salvador y Perú, los inyectables son el segundo método más popular2.) Las tendencias en toda la región muestran mayor uso de los anticonceptivos inyectables en la mayoría de los países, y el correspondiente incremento en los costos presupuestarios del gobierno, ya que gran parte de los inyectables los proporcionan los Ministerios de Salud.

Hasta cierto punto esta demanda de inyectables ha sido fomentada por los donantes internacionales, deseosos de elevar el suministro de anticonceptivos3. Asimismo, para hacer frente a la necesidad insatisfecha en áreas rurales, se han puesto a prueba, con cierto éxito, nuevas formas de distribución de inyectables a nivel de la comunidad. ("La necesidad insatisfecha" de planificación familiar tiene lugar cuando las mujeres prefieren no quedar embarazadas, pero no usan ningún tipo de planificación familiar.) Pero los donantes internacionales, que son los principales suministradores de anticonceptivos en América Latina, recientemente han comenzado a retirar de forma progresiva la ayuda e insumos que venían proporcionando, con lo que dejan una laguna que los gobiernos latinoamericanos tendrán que llenar.

Esta escasez de fondos es un problema grave que afecta la disponibilidad asegurada de anticonceptivos en la región (que existe cuando las personas pueden elegir, obtener y usar métodos anticonceptivos cuando los necesitan)4. Para la mayoría de América Latina dicha disponibilidad asegurada exige ahora seria planificación y opciones asequibles, de forma que se pueda mantener lo logrado.

Tendencias en anticonceptivos: el aumento en el uso de la Depo-Provera

Los países de América Latina registraron drásticos aumentos en las tasas de prevalencia de anticonceptivos en la década de 19905. En dicho período los gobiernos hicieron fuertes inversiones de planificación familiar en el sector público, para elevar el número de puntos de servicio, mejorar la calidad y hacer que los anticonceptivos se dispensaran de forma gratuita en las instalaciones sanitarias del gobierno. Las organizaciones no gubernamentales (ONG) ampliaron el mercadeo social de los anticonceptivos, lo que facilitó el acceso a los mismos para toda la población.


Tendencias en el uso de anticonceptivos modernos de 1990 a 2003, en los países seleccionados

Fuente: P. Taylor et al., Latin America and the Caribbean: Regional Contraceptive Security Report: Findings and Recommendations (2004).


Los programas de mercadeo social contribuyeron a distribuir los anticonceptivos ampliamente, añadiendo equipos móviles de ventas y elevando la red de farmacias, y de despachos comerciales y comunitarios, e incluyendo promotores de la comunidad para vender estos productos6. El gráfico muestra que el índice de uso de los métodos modernos se elevó entre 10 y 26 puntos porcentuales en los cuatro países latinoamericanos entre 1990 y 2004.

De los métodos modernos disponibles, los inyectables han sido especialmente populares, por ser discretos y sin riesgo. Entre los diferentes tipos de inyectables, la Depo-Provera (acetato de medroxiprogesterona) es el más popular en América Latina. Consta de una inyección de progesterona sintética que dura entre uno y tres meses (dependiendo de la dosis). La Depo-Provera es 99,7% efectiva cuando se inyecta regularmente. Su gran ventaja es que el uso es privado, no puede verse en el cuerpo y no se necesitan insumos adicionales en el hogar, pero si la mujer elige este método necesita observación médica.

El uso de la Depo-Provera se elevó considerablemente cuando, después de ser aprobada por la entidad estadounidense que regula los fármacos y la alimentación (U.S. Food and Drug Administration , FDA) en 1992, la Agencia de los EE.UU. para el Desarrollo Internacional (USAID) comenzó a suministrarla a sus proyectos de planificación familiar en todo el mundo. En la década de los noventa, el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) más que triplicó sus envíos de Depo-Provera a América Latina, de casi un millón en 1991 a 3,5 millones en 20037. Esta fuerte actividad de distribución contribuyó al incremento general de la prevalencia de anticonceptivos en América Latina, así como al mayor uso de los métodos inyectables. El cuadro muestra la tendencia en el uso de los inyectables comparados con otros métodos dispensados por los proveedores de atención sanitaria en América Latina.

La necesidad insatisfecha de anticonceptivos sigue siendo alta en las zonas rurales y pobres de América Latina

A pesar de estos incrementos, el uso de métodos modernos en América Latina continuó siendo bajo entre ciertos grupos de mujeres (rurales, de bajo ingreso, menos educadas, adolescentes y ciertos grupos étnicos). La mayor diferencia entre el número de hijos que las mujeres quieren tener, y los que de hecho tienen, se registra entre las mujeres pobres de la región.

Asimismo, si bien se estima que la necesidad insatisfecha entre las mujeres en las zonas urbanas de América Latina es inferior en general al 15%, en las zonas rurales de la región es por lo menos 60% más alta8. Esto es algo que se repite en muchos países en toda América Latina, especialmente entre los grupos indígenas y las mujeres de origen africano9.

En las áreas rurales el principal método anticonceptivo utilizado son los inyectables. A mediados de la década de 1990 los gobiernos y las ONG comenzaron a hacer mayor esfuerzo por distribuir anticonceptivos inyectables, para superar los obstáculos que estas poblaciones pueden tener en el acceso. Se probaron a nivel piloto programas de distribución basada en la comunidad, en Guatemala, Perú, México y Bolivia, especialmente entre las diversas poblaciones indígenas, donde las inquietudes de salud frecuentemente están localizadas en el seno de las comunidades y la gran distancia a las instalaciones sanitarias puede impedir el acceso a los anticonceptivos.

El ofrecer una variedad de métodos es generalmente importante, para que las mujeres y sus parejas tengan opciones que les ayuden a mantener su preferencia de familias pequeñas y evitar embarazos indeseados10. Hasta cierto punto la preferencia de inyectables en América Latina se impulsó por la disposición favorable de los donantes de suministrar dichos productos, con lo que se hizo atractiva su amplia distribución en toda la región. Desafortunadamente la alta demanda ahora representa un alto costo para los gobiernos nacionales en esta nueva era de retiro gradual de la ayuda de los donantes11.

Problemas para mantener la disponibilidad asegurada de anticonceptivos

No obstante los grandes avances para elevar el uso de los anticonceptivos en toda la región de América Latina, los donantes internacionales están ahora dando un paso atrás. Si bien los períodos varían de un país a otro, USAID (el principal suministrador de la región en la actualidad) dejará de suministrar anticonceptivos a todos los países latinoamericanos para el año 2008, aunque seguirá habiendo otros donantes que retirarán su apoyo más paulatinamente. Cuando los presupuestos de salud del sector público se contraigan en toda la región, el retiro de los donantes tendrá un gran impacto en el abastecimiento de los métodos gratuitos de planificación familiar que están bastante extendidos en la mayoría de los países latinoamericanos12.

El requisito más urgente para los países latinoamericanos es identificar fuentes alternativas para el financiamiento y la adquisición de anticonceptivos13. Pero muchos países (Perú, Paraguay, El Salvador, Guatemala, Honduras, Ecuador y la República Dominicana) aún no han comenzado a comprar en el mercado internacional, sino que dependen de la distribución y del apoyo ofrecido por el UNFPA.

Para lograr la disponibilidad asegurada de anticonceptivos, la mayoría de América Latina tiene que desarrollar la capacidad local y regional de fabricación y producción necesaria para poder contar con un suministro continuo y con la variedad de anticonceptivos disponibles en la actualidad para satisfacer la demanda creada. Dos países (Paraguay y Perú) tienen rubros asignados a la compra de anticonceptivos en sus presupuestos nacionales.

Aparte de dicho esfuerzo, también hay que enfrentar los costos de cualquier método anticonceptivo en general, y el costo superior de los inyectables. Con una planificación cuidadosa por parte de los gobiernos latinoamericanos, para mantener el suministro de los anticonceptivos, podrá resolverse el problema del retiro de ayuda de los donantes, pero dejará de existir la amplia disponibilidad actual de servicios gratuitos de planificación familiar14.

La perspectiva

En la actualidad lo que se necesita en Latinoamérica, para garantizar disponibilidad de anticonceptivos, es mejorar la capacidad local y la distribución de productos de bajo costo y alta calidad; pero, de momento, sólo Perú está fabricando sus propios anticonceptivos inyectables (conocidos por el nombre de Soluna). Se ha creado una demanda de ciertos productos (los inyectables), lo que ha elevado el costo de los anticonceptivos en la mayoría de los países, porque los inyectables son más caros que otros métodos modernos15. La pregunta clave para América Latina es ahora cómo mantener alta la demanda de anticonceptivos en general, mientras se canaliza el uso de inyectables hacia otros productos de menor costo, aceptables para las mujeres y cuyo suministro pueda garantizarse.


Thaís Aguilar Z. es coordinadora de redacción de la revista Perfil en Costa Rica.


Referencias

  1. Carl Haub, Cuadro de la población mundial 2005 (Washington, DC: Population Reference Bureau, 2005).
  2. Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas, World Contraceptive Report 2003, visto en Internet en www.un.org, el 19 de mayo, 2006.
  3. P. Taylor et al., Latin America and the Caribbean: Regional Contraceptive Security Report: Findings and Recommendations (Arlington, VA: DELIVER/John Snow, Inc., y Washington, DC: POLICY II Project/The Futures Group, para la Agencia de los EE.UU. para el Desarrollo Internacional (USAID), 2004).
  4. Suneeta Sharma, James N. Gribble y Elaine P. Menotti, "Creating Options in Family Planning for the Private Sector in Latin America", Pan American Journal of Public Health 18, no. 1 (2005): 37-44.
  5. La tasa de prevalencia de anticonceptivos es el porcentaje de mujeres casadas (incluidas las que se encuentran en unión consensual), entre las edades de 15 a 49 años, que usan anticonceptivos o cuyas parejas están utilizando algún método anticonceptivo, ya sea moderno o tradicional.
  6. Taylor, et al., Latin America and the Caribbean.
  7. UNFPA, "Donor Support Report, 1991", y "Donor Support Report, 2003", comunicación personal con Jagdish Upadhyaya, Coordinador de la Dependencia de gestión de productos, TSD/UNFPA el 6 de junio, 2006.
  8. UNFPA, State of the World Population 2006, visto en Internet en www.unfpa.org, el 22 de mayo, 2006.
  9. FNUAP, Latin America and the Carribblean: Overview, visto en Internet en www.unfpa.org el 17 de mayo, 2006.
  10. John Bongaarts y Elof Johansson, "Future Trends in Contraceptive Prevalence and Methods Mix in the Developing World", Studies in Family Planning 33, no. 1 (2002): 24-36.
  11. Taylor et al., Latin America and the Caribbean.
  12. Taylor et al., Latin America and the Caribbean.
  13. Taylor, et al., Latin America and the Caribbean.
  14. Taylor et al., Latin America and the Caribbean.
  15. Taylor et al., Latin America and the Caribbean.