(Octubre 2007) Los índices de necesidad insatisfecha de planificación familiar continúan siendo altos en los países en desarrollo, según un informe reciente del Instituto Guttmacher1 de los Estados Unidos. Los sondeos al respecto indican que una de cada siete mujeres casadas en dichos países se encuentra en esa situación, y que en el África subsahariana la proporción es una de cada cuatro.

Las mujeres con “necesidad insatisfecha de planificación familiar” son las que están en edad de procrear y prefieren evitar o posponer un embarazo, pero no usan ningún método anticonceptivo. Desde la década de los 60, en que se acuño el concepto de “necesidad insatisfecha”, muchos han sido los programas de población y planificación familiar que se han creado a nivel mundial con el deseo de cubrir esa necesidad2.

Limitados avances

Basándose en datos de las Encuestas demográficas y de salud, los autores del informe del Instituto Guttmacher llegaron a la conclusión de que, entre los períodos de 1990 al 1995 y de 2000 al 2005, la necesidad insatisfecha de planificación familiar se redujo tan sólo en un 2% en el África subsahariana. En otras regiones del mundo, como América Latina y el Caribe, África septentrional y Asia occidental, así como el sur y el sudeste asiático, se ha avanzado más al respecto, logrando una reducción de entre el 4% y el 7%.


Porcentaje de mujeres casadas con necesidad insatisfecha de métodos anticonceptivos, por región,
1990-1995 y 2000-2005

Observación: Se refiere a las mujeres que aseguran que prefieren evitar el embarazo pero no usan anticonceptivos.
Fuente: Gilda Sedgh y colaboradores, Women With an Unmet Need for Contraception in Developing Countries and Their Reasons for Not Using a Method (Nueva York: Guttmacher Institute, 2007).


Los promedios regionales pueden ocultar tremendas diferencias entre países. Por ejemplo, en América Latina y el Caribe, tan sólo el 6% de las mujeres en Brasil tienen una necesidad insatisfecha de planificación familiar, mientras que la cifra en Haití es el 40%.

Obstáculos para reducir esta necesidad insatisfecha

  • La mujer no piensa que corre riesgo de quedar embarazada, no tiene información sobre los métodos anticonceptivos, o le preocupan los efectos secundarios y los problemas de salud que pueda conllevar su uso
  • No tiene fácil acceso a métodos anticonceptivos, o la variedad de los mismos es limitada.
  • La mujer, su compañero sexual, u otros miembros de la familia inmediata se oponen a la planificación familiar.

Las razones por las que las mujeres dicen no usar métodos anticonceptivos varían entre regiones y países. Por ejemplo, en África septentrional y Asia occidental, más del 60% de las mujeres con necesidad insatisfecha de planificación familiar piensan que no corren riesgo de quedar embarazadas. En América Latina alrededor de la mitad de las mujeres mencionaron la misma razón, y en el sur y sudeste asiático, y el África subsahariana lo hicieron aproximadamente el 35%.

Se ha avanzado algo en lograr que las mujeres estén mejor informadas sobre sus opciones anticonceptivas. La proporción de mujeres casadas que citan falta de conocimiento como la razón por la que no usan anticonceptivos se ha reducido drásticamente desde la década de los 80. A finales de dicha década, entre el 25% y el 44% de las mujeres aducían esta razón, pero en las encuestas realizadas desde el 2000, el porcentaje ha oscilado entre cero y 12%.

¿Por qué no utilizan métodos anticonceptivos las mujeres?

En la actualidad hay mayor número de mujeres que no utilizan anticonceptivos porque temen sus efectos secundarios y los riesgos de salud que conllevan diversos métodos, o porque consideran una molestia el usarlos. Entre el 6% y el 28% de las mujeres casadas a finales de la década de los 80 citaron dichas razones, mientras que en la actualidad entre el 19% y el 36% dieron la misma respuesta. Esto sugiere que, si bien los programas han logrado educar a las mujeres sobre sus opciones, hay una serie de riesgos percibidos y reales relativos a ciertos métodos que continúan desalentando el uso de la planificación familiar.

Cambio de táctica

Para resolver el persistente problema de necesidad insatisfecha, los propugnadores de la planificación familiar han cambiado de táctica. En vez de concentrarse únicamente en señalar la necesidad de reducir las presiones ambientales, económicas y sociales que resultan del crecimiento de la población, están alentando a las parejas a lograr sus propios objetivos de fecundidad, ayudándoles a poner espacio entre un embarazo y otro, y limitarse a concebir únicamente el número de hijos que desean tener. Los sociólogos piensan que al combatir la necesidad insatisfecha de planificación familiar, mejorará la condición de la mujer, especialmente en los países en desarrollo.

Si la mujer tiene control sobre cuántos hijos va a tener, y cuándo quedará embarazada, podrá reducir riesgos de salud, como el riesgo de muerte y discapacidad que conlleva el aborto en condiciones de riesgo, al que recurren las mujeres para impedir embarazos no deseados y los que llegan en mal momento. Las mujeres también podrán recibir mayor educación, elevando así sus oportunidades de empleo, tendrán mayor acceso a la vida política y social, y mejorarán su nivel de vida.

Considerando las actitudes y conductas femeninas en el mundo en desarrollo, los autores sugieren que para hacer frente a la necesidad insatisfecha de planificación familiar se haga lo siguiente:

  • Concentrarse en las poblaciones desatendidas, especialmente las mujeres en el África subsahariana; y dirigirse tanto a las mujeres más pobres en todas las regiones, como a las que se encuentran en áreas rurales.
  • Diversificar y mejorar los métodos anticonceptivos y ofrecer asesoría sobre los más adecuados en cada caso.
  • Elevar la toma de conciencia y continuar la educación sobre la planificación familiar, concentrándose en las percepciones poco realistas del riesgo.
  • Ofrecer mejores oportunidades educativas y económicas para las mujeres, con el fin de potenciarlas y promover un cambio cultural a largo plazo que promueva la planificación familiar.

Sara Maki hizo una pasantía en el PRB durante el verano del 2007 auspiciada por la Fundación Bixby.


Referencias

  1. Gilda Sedgh y colaboradores, Women With an Unmet Need for Contraception in Developing Countries and Their Reasons for Not Using a Method (Nueva York: Guttmacher Institute, 2007), visto en Internet en www.guttmacher.org, el 27 de agosto, 2007.
  2. John B. Casterline y Steven W. Sinding, "Unmet Need for Family Planning in Developing Countries and Implications for Population Policy," Policy Research Division Working Paper 135 (2000), visto en Internet en www.popcouncil.org, el 27 de agosto, 2007.

Ver asimismo: Lori Ashford, Necesidad insatisfecha de planificación familiar: enfoques recientes e implicaciones programáticas (Washington, D.C.: Population Reference Bureau, 2003). Puede descargarse de www.prb.org/pdf/UnmetNeed_Spanish.pdf.