(Junio 2010) Hasta 215 millones de mujeres en los países en desarrollo quieren evitar el embarazo pero no están usando métodos anticonceptivos eficaces1. Estas mujeres representan alrededor del 15% de las mujeres en edad de procrear (de 15 a 49 años de edad) en dichos países. Un informe del Instituto Guttmacher y del Fondo de Población de las Naciones Unidas (FNUAP), titulado Adding It Up: The Costs and Benefits of Investing in Family Planning and Maternal and Newborn Health, calcula lo que costaría proporcionar a estas mujeres servicios de planificación familiar y enumera algunos de los sobradamente documentados beneficios sanitarios de prevenir embarazos no planeados2.

Evitar embarazos no planeados también redunda en beneficios de carácter demográfico y económico para los países menos desarrollados, donde se encuentran la mayoría de las mujeres con necesidad insatisfecha de planificación familiar. La investigación indica, que cuando las mujeres posponen su siguiente parto o tienen menos hijos, la tasa de crecimiento demográfico disminuye y se eleva la posibilidad de educar, capacitar y satisfacer las exigencias económicas de una población joven. El crecimiento más lento de la población permite un ahorro en el costo de proporcionar atención a la salud, agua limpia, saneamiento y servicios sociales. Al satisfacer el deseo de las mujeres de evitar o posponer el embarazo también se les ofrece mayores oportunidades de educación y empleo, lo que puede impulsar el crecimiento económico.


Figura 1
Costo de proporcionar métodos anticonceptivos modernos a todas las personas que los necesitan, 2008

Fuente: Susheela Singh et al., Adding It Up (2009).


En la actualidad el número de mujeres que usan anticonceptivos efectivos es 600 millones como mínimo. ¿Cuánto costaría entrar en contacto con 215 millones de mujeres más? El informe calcula que $3.600 millones anuales, la mayoría de los cuales serían para cubrir el costo del programa y otros aspectos del sistema, y menos de $1.000 millones para comprar los métodos anticonceptivos o pagar los salarios de los trabajadores de salud.

Cada año se invierten alrededor de $3.100 millones en planificación familiar, por lo que el costo de proporcionar dicho servicio a 215 millones de mujeres adicionales elevaría el gasto total a $6.700 millones (ver la Figura 1). Ese costo, si bien más que duplicaría el total invertido actualmente en planificación familiar, equivale a menos de $5 per cápita en los países en desarrollo. Actualmente la planificación familiar se cubre con la ayuda de donantes internacionales y de los propios países, pero las naciones con mayor necesidad insatisfecha, por encontrarse entre las más pobres, necesitan mayor contribución de los donantes internacionales para complementar su propia aportación. El apoyo internacional a la planificación familiar y otros servicios de salud reproductiva en los países menos desarrollados no ha alcanzado las promesas hechas por los donantes para los veinte años del Programa de Acción de la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo (CIPD) de 1994. Según Adding It Up, el financiamiento de la planificación familiar se ha reducido en dólares absolutos casi a la mitad, a pesar de que el número de mujeres con necesitad de servicios de planificación familiar ha aumentado en un 25%.

¿Qué beneficio tendría dicho gasto adicional? Los niveles actuales de planificación familiar sirven para prevenir unos 188 millones de embarazos no planeados, que a su vez evitan partos no deseados, y abortos espontáneos y provocados (ver el cuadro).


Estimación de los beneficios del acceso universal a métodos anticonceptivos modernos en los países menos desarrollados, 2008 (en millones)


Niveles actuales de uso de anticonceptivos Cobertura del 100% de la necesidad insatisfecha de anticonceptivos

Total
Prevención de embarazos no planeados


Partos no deseados 53,6 21,8 75,4
Abortos provocados 112,3 24,8 137,1
Abortos naturales 21,9 6,8 28,8
Prevención de muertes


Recién nacidos 1,2 0,6 1,8
Madres 0,2 0,2 0,4
Total que usa métodos anticonceptivos modernos 603,1 214,4 817,5

Fuente: Susheela Singh et al., Adding It Up (2009).


Si se satisficiera el 100% de la necesidad (si todas las mujeres en los países en desarrollo que desean posponer su próximo embarazo o dejar de tener hijos por completo usaran métodos anticonceptivos eficaces), podrían prevenirse 22 millones de partos no deseados, 25 millones de abortos provocados y casi 7 millones de abortos naturales adicionales; y se evitarían casi una tercera parte de las 500.000 muertes maternas anuales, así como la muerte de 640.000 bebés. Es decir, cubrir la necesidad insatisfecha de métodos anticonceptivos tendrá enormes beneficios para las vidas de las mujeres, la salud infantil y la integridad de los sistemas de sanidad.


Figura 2
Costo proyectado de proporcionar servicios de planificación familiar con y sin atención sanitaria materna y de recién nacidos

Fuente: Susheela Singh et al., Adding It Up (2009).


Más allá de los métodos anticonceptivos

Ampliar los servicios de planificación familiar es sólo parte de lo que se necesita para garantizar mejoras en la salud de las madres y sus hijos. El informe de Guttmacher/FNUAP también calcula los costos de elevar la salud materna y de los recién nacidos en los países de bajo ingreso, salvar vidas y evitar los problemas de salud a largo plazo de millones de madres y niños. Estas mejoras en la atención sanitaria son más caras, pero el análisis muestra claramente que, debido a que la planificación familiar salva las vidas de madres y lactantes, al invertir en planificación familiar y ampliar al mismo tiempo los servicios que ambos reciben, el resultado es menor necesidad de atención sanitaria maternoinfantil y una reducción del costo total (ver la Figura 2). Es decir que, permitir que todas las mujeres que deseen evitar el embarazo o posponer su próximo parto usen métodos anticonceptivos efectivos, no sólo es eficaz en función de costo, sino que mejora la salud.

Responder a la necesidad insatisfecha de planificación familiar y mejorar la salud materno-infantil es crucial para que los países logren los Objetivos de Desarrollo del Milenio para el año 2015. Dichos objetivos abarcan una gran gama de indicadores del desarrollo económico y social, como mejoras en la salud maternoinfantil, mayores logros educativos entre las niñas, y menor hambre y pobreza.

Si bien muchos de los países con el menor ingreso no lograrán alcanzar todos los Objetivos de Desarrollo del Milenio en los próximos cinco años, elevar el acceso a planificación familiar ayudará a la mayoría a alcanzar el Objetivo 5: mejorar la salud materna3. Al reducir la fecundidad y ralentizar el crecimiento demográfico los países de bajo ingreso se encontrarán más cerca de alcanzar muchos de los otros Objetivos, por poder invertir mayor cantidad per cápita en salud, educación y reducción de la pobreza, y elevar la probabilidad de que las mujeres y los niños disfruten de vidas saludables y productivas.


Mary Mederios Kent es una editora de alto nivel en temas demográficos en Population Reference Bureau.


Referencias

  1. Este estimado incluye las mujeres en edad de procrear que dicen que desean posponer su próximo embarazo por lo menos dos años, o que no quieren quedar embarazadas en absoluto, pero no están usando un método anticonceptivo efectivo aunque están actualmente casadas o tienen vida sexual y podrían quedar encinta.
  2. Susheela Singh et al., Adding It Up: The Costs and Benefits of Investing in Family Planning and Maternal and Newborn Health (Nueva York: FNUAP y el Instituto Guttmacher, 2009), puede verse en Internet en www.unfpa.org/public/publications/pid/4461.
  3. El Objetivo de Desarrollo del Milenio no. 5, Mejorar la Salud Materna, implica recortar en tres cuartas partes la tasa de mortalidad materna y lograr acceso universal a los servicios de salud reproductiva para el año 2015. Alcanzar estos objetivos requiere elevar la proporción de partos asistidos por un trabajador de salud capacitado, incrementar la prevalencia de métodos anticonceptivos, reducir la tasa de fecundidad entre adolescentes, mejorar la atención antenatal y contraer la necesidad insatisfecha de planificación familiar. Para leer más sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio de las Naciones Unidas, vayan a www.un.org/millenniumgoals/maternal.shtml.