(Septiembre 2010). Bolivia es uno de los países más pobres de América del Sur, con ingresos per cápita de USD 4.140, muy por debajo del promedio regional de USD 10.150. El país tiene tasas de fertilidad y mortalidad infantil que se encuentran entre las más altas y las expectativas de vida promedio más bajas de América Latina, y menos del 10% de bolivianos que viven en áreas rurales tienen acceso a mejores servicios de saneamiento1.

La reciente encuesta demográfica y de salud de 2008 muestra alguna mejora en la salud del lactante y del niño. Sin embargo, el uso de planificación familiar eficaz sigue siendo baja y la tasa total de fertilidad (3,5 hijos por mujer) se redujo poco desde la anterior encuesta demográfica y de salud de 20032.

Algunas mejoras en indicadores de salud

Se calcula que en 2008, 50 de cada 1.000 lactantes de Bolivia murieron antes de cumplir el primer año de edad, levemente por debajo de lo definido en 2003. No obstante, ciertos signos indican que la salud del lactante y del niño puede mejorar. El porcentaje de niños de 18 a 29 meses de edad que habían recibido las vacunas infantiles aumentó del 64% al 79% entre 2003 y 20083. La cobertura es menor en las áreas más pobres y para los niños de familias con menores ingresos, pero las diferencias no son grandes. Aunque un quinto de los niños aún no han recibido todas las vacunas recomendadas, la cobertura es del 98% para la vacuna contra una forma de tuberculosis y 86% para la vacuna contra el sarampión.

En el mismo período, sin embargo, la incidencia de diarrea (en las dos semanas anteriores a la encuesta) en niños menores de 5 años de edad subió del 22% al 26%. La diarrea es una importante causa de muerte de niños pequeños en los países en desarrollo. Aunque las tasas aumentaron, casi la mitad de los niños con diarrea fueron tratados en un centro de salud en 2008, una mejora con respecto a 2003, cuando los niños tratados eran apenas más de un tercio.

Hubo un positivo aumento en el porcentaje de mujeres embarazadas que recibieron atención prenatal, de 65% en 1998 y 79% en 2003 a 90% en 2008.

También hubo un aumento en el porcentaje de madres que recibieron atención médica calificada en el parto4. En 2008, aproximadamente 71% de los nacimientos fueron asistidos por personal médico calificado, un aumento sustancial con respecto al 61% de apenas cinco años antes. La asistencia calificada en el parto se considera crucial para reducir la mortalidad materna, uno de los Objetivos de Desarrollo del Milenio para 20155. Reducir las diferencias entre grupos de distintos ingresos será esencial para alcanzar este objetivo: mientras que casi todas las madres más ricas tuvieron asistencia calificada en el parto en 2008, apenas el 38% de las mujeres del quinto de hogares más pobres contaron con esta asistencia.


Indicadores clave y demográficos: Bolivia

Población total para 2010 (millones) 10,4
Población total para 2050 (millones) 16
Población menor de 15 años de edad (%) 37
Población de 65+ años de edad (%) 4
Cantidad promedio de hijos por mujer 3,5
Expectativa de vida al nacer (años) 66
Tasa de mortalidad infantil (muertes de menores de 1 año de edad cada 1.000 nacimientos) 45

Fuente: Carl Haub, 2010 World Population Data Sheet (Washington, DC: Population Reference Bureau, 2010).
Para obtener más información, visite la página de Bolivia del PRB.


Gran necesidad insatisfecha de planificación familiar

Ayudar a las mujeres a evitar los embarazos no deseados es otra forma de mejorar la salud materna, especialmente si el embarazo se produce en el plazo de los dos años posteriores a otro embarazo, cuando la mujer tiene menos de 18 o más de 34 años de edad, o si una mujer ya tuvo por lo menos tres partos. La encuesta demográfica y de salud de 2008 indica que las mujeres bolivianas quedan embarazadas antes de lo previsto debido a que no usan un método eficaz de planificación familiar. Un quinto de las parejas tuvieron una necesidad insatisfecha de planificación familiar: querían evitar otro embarazo o demorarlo por lo menos dos años, pero no usaban un método anticonceptivo6.

De hecho, el uso de métodos anticonceptivos en Bolivia es bastante bajo para América del Sur, y tuvo un aumento apenas modesto con respecto a la década anterior. Aún más notable es la gran dependencia de métodos de planificación familiar tradicionales. Un 26% de parejas usaban un método tradicional, principalmente la abstinencia periódica, la cual tiene una alta tasa de fracaso en la práctica común. Apenas el 35% de mujeres bolivianas casadas usaban un método anticonceptivo moderno en 2008 (el mismo porcentaje que en 2003). El uso de métodos anticonceptivos fue más alto en las mujeres más ricas y con mayor nivel de educación, pero el uso moderno no superó el 47% incluso en las mujeres del quinto de hogares más ricos.

Debido al poco aumento del uso de métodos anticonceptivos modernos, no sorprende que la fertilidad haya tenido una reducción apenas modesta entre 2003 y 2008, de 3,8 hijos por mujer a 3,5. Esto no está muy por debajo de la tasa de 4,2 niños por mujer registrada en la encuesta demográfica y de salud de 1998.

La encuesta demográfica y de salud de 2008 también indica que la tasa de fertilidad "deseada" es 2,0 hijos, aproximadamente 1,5 hijos por debajo de la tasa total de fertilidad actual. Es poco probable que la fertilidad se reduzca más sin un aumento en el uso de métodos anticonceptivos eficaces que permitan a las mujeres evitar los embarazos no deseados. Para que se produzca un aumento del uso de métodos anticonceptivos se requerirá un mayor acceso a suministros y métodos, y también informar a las mujeres cuáles son sus opciones para impedir un embarazo no buscado.


Mary Mederios Kent es escritora sénior de demografía del Population Reference Bureau.


Referencias

  1. Carl Haub, 2010 World Population Data Sheet (Washington, DC: Population Reference Bureau, 2010), consultado en www.prb.org/pdf10/10wpds_eng.pdf, el 3 de agosto de 2010.
  2. Ministerio de Salud y Deportes (MSD) et ál., Encuesta Nacional de Demografía y Salud: ENDSA 2008 (La Paz, Bolivia: MSD, Programa Reforma de Salud, INE, and ICF Macro, 2009).
  3. MSD et ál., Encuesta Nacional de Demografía y Salud: 179.
  4. MDS et ál., Encuesta Nacional de Demografía y Salud: tabla 9.6.
  5. Steven A. Harvey et al., "Are Skilled Birth Attendants Really Skilled? A Measurement Method, Some Disturbing Results and a Potential Way Forward," Bulletin of the World Health Organization 85, no. 10 (2007): 733-820.
  6. Incluidas las mujeres que estaban embarazadas, pero que habían deseado prevenir o demorar el embarazo.