(Junio 2010) Aunque la planificación familiar (PF) y la salud reproductiva (SR) son cruciales para lograr las metas de desarrollo y son consideradas como las "compras al mejor precio" en la salud pública, estos sectores generalmente no reciben financiamiento suficiente. Los defensores de la SR recurren, cada vez más, a una amplia gama de herramientas analíticas y fuentes de datos para fortalecer su causa a favor de inversiones en programas de SR. Un enfoque que aborda interrogantes clave para las políticas son las subcuentas de SR.

Los países pueden usar subcuentas de SR con el fin de realizar un seguimiento del flujo de fondos para los servicios de PF y SR a través del sistema sanitario. Estas subcuentas proporcionan datos para cuestiones decisivas en las políticas. Estos datos incluyen quién financia los servicios de SR y PF en un país, cuánto dinero se gasta en servicios de SR y PF, y el destino de los fondos1. Las subcuentas de SR incorporan información sobre actividades y atención de prevención, así como también para atención prenatal, post-parto y de PF, y tratamiento para abortos en condiciones de riesgo, infecciones de transmisión sexual y otros problemas ginecológicos2.

La SR es una de varias áreas, junto con la malaria, el VIH y el SIDA, y la salud infantil, cuyos datos son recogidos como parte de un proceso global de revisión de gastos de la Cuenta Nacional de Salud. La información recogida proporciona datos decisivos y necesarios para la supervisión del programa y la formulación e implementación de políticas.

Ventaja de las subcuentas de salud reproductiva

Las subcuentas de SR generan una asignación de recursos más efectiva y una mejora en los resultados sanitarios. Con la información proveniente de las subcuentas de SR, los interesados pueden:

  • tomar decisiones de asignación de recursos más fundamentadas y basadas en datos;
  • apoyar la movilización de recursos de fuentes nacionales e internacionales;
  • informar al proceso de políticas para corregir desequilibrios relacionados con prioridades desatendidas, la carga de pagos familiares del propio bolsillo y la capacidad de absorción;
  • supervisar programas de manera más fácil y efectiva; y
  • aumentar la transparencia y la rendición de cuentas3.

Con la recolección y el análisis de datos de diferentes fuentes, las subcuentas de SR ayudan a responder preguntas específicas sobre políticas que son esenciales para la seguridad en anticoncepción y las tareas tendientes a impulsar la PF.

  • ¿Cuál es la carga de financiamiento de la PF para los hogares? ¿Se ve afectado el uso por el nivel de ingresos?
  • ¿Depende el país de donantes para el financiamiento de programas de SR y PF?
  • ¿Cuál es la participación del sector informal, por ejemplo, curanderos tradicionales y vendedores ambulantes en la prestación del servicio de PF y SR?
  • ¿En qué medida se contrata al sector privado para los servicios de SR y PF?
  • ¿De qué manera se vincula el gasto con los resultados4?

Las respuestas a estas preguntas pueden ayudar a los interesados a propugnar el aporte de mayores recursos para la SR y desarrollar maneras de fomentar el sostenimiento de los programas de SR y PF. La comprensión de los amplios problemas de financiación puede también contribuir a un entorno de políticas que respalde un papel más activo del sector privado en la SR y a estrategias que le permitan al sector público concentrar sus recursos limitados en las áreas que más lo necesiten.

Cómo funcionan las subcuentas de salud reproductiva

Los investigadores estudian cómo los fondos se desplazan desde las fuentes (gobiernos, por ejemplo), a través de agentes de financiamiento (como ministerios de salud) hasta los proveedores de servicios y la prestación de servicios (ver imagen). Se deben utilizar fuentes de datos primarias y secundarias, como los presupuestos de los gobiernos, los datos del sistema de información sanitario, las encuestas demográficas y sanitarias y otras encuestas para obtener la información necesaria5. El marco de las subcuentas de salud reproductiva es lo suficientemente flexible como para adaptarse a las necesidades específicas de un país y lo suficientemente estandarizado como para permitir las comparaciones entre países6. Las revisiones de gastos de las subcuentas de SR deben funcionar como parte rutinaria de la gestión de recolección de datos del sistema de información sanitario, lo cual impulsa el establecimiento de prioridades y la asignación de recursos. Dichas revisiones se llevan a cabo como parte de una estimación general de la Cuenta Nacional de Salud, pero se realizan por lo general con menos frecuencia (cada dos o tres años) que la tarea de recolección general de datos (una vez al año o cada dos años)7. Países muy distintos, como Etiopía, Georgia, Malawi, México, Rwanda y Uganda han iniciado revisiones de los gastos de las subcuentas de SR. Malawi y Rwanda han realizado el proceso en más de una oportunidad y han obtenido datos valiosos sobre tendencias8.


Movimiento de fondos y servicios en las subcuentas de salud reproductiva

Fuente: Health Systems 2020, National Health Accounts and Public Expenditure Reviews: Redundant or Complementary Tools? (Bethesda, MD: Abt Associates, 2009).


Subcuentas de salud reproductiva en Rwanda

Las subcuentas de SR se usaron por primera vez en Rwanda en los años 2000, 2002 y 2006. Los resultados del año 2002 revelaron que Rwanda dependía en alto grado de los donantes de fondos para llevar a cabo los programas de PF y SR, el 80 por ciento del total de gastos de SR en el país era financiado por donantes mientras que las contribuciones del gobierno eran bajas. De hecho, las familias, a través de pagos del propio bolsillo, aportaban más que el gobierno para los servicios de SR. Esta información hizo que el Ministerio de Salud recomendara un aumento del respaldo gubernamental a los programas de PF y SR; la cifra aumentó de $1 millón en 2002 a $2,8 millones en 2006. Al mismo tiempo, disminuyeron los gastos familiares del propio bolsillo en PF y SR. Sin embargo, más allá del gran aumento en el financiamiento, una comparación de los niveles de financiamiento con otras áreas de prioridad reveló que la prioridad relativa de la SR había disminuido. Los interesados usaron esta información para recomendar y elegir a la PF y la SR como unas de las cuatro áreas prioritarias en el Plan de Trabajo de Salud Conjunto Anual de Rwanda 2008. En el caso de Rwanda, los datos inspiraron las recomendaciones, la asignación de recursos y el establecimiento de prioridades9.

Subcuentas de salud reproductiva en Malawi

Malawi también se beneficia de los datos de tendencias de las subcuentas de SR a través de tres series de recolección de datos entre los años 2002 y 2005. La información de las subcuentas de SR revela que los recursos para PF y SR son insuficientes, con una cifra de alrededor de $12 por mujer por año. Mientras que, en términos generales, los gastos en SR han aumentado, han disminuido como porcentaje del total de gastos en salud comparados con otras áreas prioritarias de la salud. Esto se produce a pesar de la importancia que tiene la SR en la agenda de la política de salud nacional. Los datos de las subcuentas de SR también indican una asignación desproporcionada de recursos entre áreas de prioridad. Con una de las tasas de mortalidad materna más altas del mundo, 984 muertes maternas por cada 100.000 nacimientos vivos, la salud de las madres es una prioridad en Malawi. Sin embargo, hay un bajo grado de financiamiento para sustentar las intervenciones de atención médica materna, tales como la capacitación y los salarios de enfermeras y parteras, el financiamiento de fármacos y suministros médicos y la provisión de equipos y suministros para la atención de emergencia obstétrica, prenatal, de trabajo de parto y parto y post-parto. En Malawi, las subcuentas de SR han ayudado a identificar necesidades generales de financiamiento y desequilibrios en las asignaciones de recursos10.


Trisha Moslin es administradora de programas en el Population Reference Bureau.


Referencias

  1. Susna De, Importance of NHA Subaccounts (Bethesda, MD: Health Systems 20/20 Project, 2008).
  2. Susna De y Laurel Hatt, "Reproductive and Child Health Subaccounts to Track Resource Allocations and Flows," presentation at Scaling-Up High Impact FP/MNCH Best Practices, Bangkok, Sept. 4, 2007.
  3. De, Importance of NHA Subaccounts; and De and Hatt, "Reproductive and Child Health Subaccounts to Track Resource Allocations and Flows."
  4. De, Importance of NHA Subaccounts; and USAID, "Using Reproductive Health Subaccounts to Advocate for Increased Resources for Family Planning," Repositioning in Action E-Bulletin (August 2008), visto en www.usaid.gov/our_work/global_health/pop/techareas/repositioning/repfp_ebulletin/080808_en.html, on Jan. 4, 2010.
  5. De and Hatt, "Reproductive and Child Health Subaccounts to Track Resource Allocations and Flows."
  6. De, Importance of NHA Subaccounts.
  7. De, Importance of NHA Subaccounts.
  8. De, Importance of NHA Subaccounts.
  9. USAID, "Using Reproductive Health Subaccounts to Advocate for Increased Resources for Family Planning"; and Health Systems 20/20 Project, "National Health Accounts Subaccounts: Tracking Health Expenditures to Meet the Millennium Development Goals," Project Brief (2009).
  10. Government of Malawi, Malawi National Health Accounts 2002-2004 With Sub-Accounts for HIV and AIDS, Reproductive and Child Health (Bethesda, MD: Partners for Health Reform Plus Project, Abt Associates Inc., 2007).