(Agosto 2010) La migración a menudo se caracteriza como buena o mala. La migración es vista como una ventaja para sumar trabajadores necesarios o se le echa la culpa cuando se reducen los salarios. En realidad, la mayoría de las alternativas de políticas públicas son temas de debates acalorados sobre cuál de los dos "factores buenos" merece más prioridad, sin un modo fácil de equilibrar la compensación económica. Por ejemplo, elevar las tasas de interés puede reducir la inflación pero aumentar el desempleo, lo que explica así el debate de la política en curso sobre a qué "factor bueno", una inflación baja o un desempleo bajo, se le debería dar mayor prioridad.

La agricultura nos brinda un ejemplo de compensación económica entre los "factores buenos" de la reducción de precios y los ingresos decorosos para los trabajadores agrícolas. Alrededor del 75 por ciento de las personas que trabajan en los cultivos en los Estados Unidos son extranjeros, mayormente mexicanos. Se cree que más de dos tercios de estos trabajadores agrícolas son inmigrantes indocumentados. De acuerdo con la encuesta sobre gastos del consumidor del Buró de Estadísticas Laborales del Departamento del Trabajo de los Estados Unidos, había 121 millones de "unidades de consumidores" en Estados Unidos en 2008. Cada unidad consiste en un promedio de 2,5 personas, 1,3 asalariados y dos vehículos. El ingreso anual promedio previo a los impuestos era de $63.600 y los gastos promediaban $50.500 anuales.

Estos gastos incluían $6.400 para los alimentos (13 por ciento). El gasto en alimentos se separaba en dos entre el 57 por ciento por el alimento que se comía en el hogar ($3.700 o $71 por semana) y el 43 por ciento para los alimentos fuera del hogar ($2.700 o $52 por semana). Para dimensionar la proporción relativamente baja de los gastos en alimentos, $17.100 se destinaron a la vivienda y a los servicios; $8.600 al transporte; $3.000 al cuidado de la salud, $1.800 a la vestimenta; y $2.800 al entretenimiento.

Los estadounidenses gastan relativamente poco en frutas y verduras frescas. La unidad de consumidor promedio gasta más anualmente en bebidas alcohólicas ($444) que en frutas y verduras frescas ($434). Aunque existe un poco de mano obra adicional luego de que las frutas y las verduras salen de la granja (las fresas se recogen directamente en los envases en los que se venden y la lechuga romana se envuelve en el mismo campo) los productores obtienen parte de las ganancias del precio de venta. En el año 2006, los productores recibieron un promedio del 30 por ciento del precio minorista de las frutas frescas y un 25 por ciento del precio minorista de las verduras frescas. Los gastos anuales de $434 por unidad de consumo salen a la venta a $120 para los productores, y sólo un tercio de estos $120 quedan para los trabajadores del campo, o $40 anual*.

¿Qué ocurriría con los costos de los alimentos del consumidor si los salarios de los trabajadores agrícolas y los costos extras fueran trasladados a los consumidores? Los ingresos promedio de los trabajadores de los campos fueron de $9,78 por hora en 2008, según una encuesta del Departamento de Agricultura de Estados Unidos sobre los empleadores de los campos, y un incremento del 40 por ciento los elevaría a $13,69 por hora. Si esta alza en el salario se trasladara a los consumidores, el costo de mano de obra del campo de 10 centavos de 454 grs. de manzanas de $1 se elevaría a 14 centavos, y el precio minorista solo subiría a $1,04.

Un aumento del 40 por ciento en los salarios de los trabajadores agrícolas aumentaría la unidad de consumo promedio o los gastos del hogar por sólo $16 al año, el costo de dos entradas al cine. No obstante, los trabajadores agrícolas temporales empleados 1.000 horas al año observarían un incremento en sus salarios de $9.780 a $13.600, o desde abajo de la línea de pobreza federal de $10.400 para una persona en el año 2008.


Philip Martin es profesor de economía agrícola en la Universidad de California-Davis, Jefe del Programa Comparativo de Integración e Inmigración de la Universidad de California, y editor de Migration News and Rural Migration News.


Referencia

*Departamento de Agricultura de Estados Unidos, "Food Marketing System in the U.S.: Price Spreads From Farm to Consumer", en www.ers.usda.gov/Briefing/FoodMarketingSystem/pricespreads.htm, on June 3, 2010.