(Octubre 2012) A nivel mundial, la desnutrición contribuye a 2,6 millones de muertes infantiles cada año, o más de una muerte infantil de cada tres.1 Aunque es más probable que los niño/as que viven en países más pobres estén más desnutridos que los niño/as en países más ricos, la proporción de niño/as desnutridos no siempre está asociada con el estatus económico de un país. Algunos países que se han convertido en potencias económicas tienen un número continuamente elevado de niños desnutridos, mientras que otros países con bajos niveles de ingresos nacionales han demostrado avances en combatir la desnutrición invirtiendo en intervenciones costo-efectivas y probadas que aseguran el acceso de los niño/as a una nutrición adecuada. Con voluntad política, el apoyo del gobierno y socios y estrategias adecuadas, más niño/as en todos los países pueden sobrevivir y alcanzar su máximo potencial.

El Factor de los Ingresos

El aumento de ingresos y económico puede influir en la nutrición de varias formas. Las poblaciones más ricas tienen la habilidad de comprar comidas más variadas, incluso productos animales ricos en proteínas—los pilares básicos para construir cuerpos sanos—así como frutas y verduras ricas en vitaminas esenciales, minerales y otros nutrientes. A las poblaciones más pobres a menudo les falta el acceso a la variedad y cantidad adecuadas de comidas lo que resulta en una nutrición inadecuada. Para las poblaciones más pobres, el crecimiento económico puede aumentar los ingresos de los hogares lo que resulta en un mayor gasto en alimentos, salud y educación, y una mejor salud individual y nutrición. Además, cuando las economías nacionales crecen, los gobiernos tienen más para gastar en programas sociales e infraestructura necesarios para que los sistemas de salud funcionen y así aumentar el estatus general de salud y nutricional de la nación.2

La Paradoja de la Desnutrición

A pesar del efecto que el crecimiento económico tiene en la desnutrición, los niveles de ingresos nacionales no son los únicos factores que contribuyen a la desnutrición. Algunos países tienen niveles más bajos de retraso del crecimiento, o desnutrición crónica, que lo que su ingreso nacional bruto (INB) podría sugerir, mientras que otros padecen de niveles extremadamente altos de retraso del crecimiento de acuerdo a su nivel de ingresos. Por ejemplo:

  • Mientras que la India se ha convertido en uno de los mercados económicos más grandes, con un INB de EE.UU. $3.620 per cápita, casi la mitad de sus niño/as sufren de retraso del crecimiento. Incluso con el considerable crecimiento de la India en las últimas décadas—un aumento de un INB per cápita de EE.UU. $980 en 1993—los niveles de retraso del crecimiento se han reducido en menos de un 10 por ciento. Cabe destacar que aunque la mayoría de países en el África subsahariana tienen ingresos inferiores per cápita que la India, la mayoría de estos países tiene niveles inferiores de desnutrición infantil.3
  • A diferencia de la India, Senegal está consiguiendo un progreso considerable en la reducción de la desnutrición. El número de niño/as con retraso del crecimiento en Senegal se ha reducido drásticamente en los últimos 20 años, pasando de un tercio de los niños menores de 5 años en 1993 a alrededor de una sexta parte de los niños de hoy. Estos niveles de retraso del crecimiento son mucho más bajos que en los países vecinos con niveles de ingresos similares en África Occidental como Malí o Guinea, ambos con un 39 por ciento de los niños con retraso del crecimiento.4

La Desnutrición No Es una Exclusiva de los Pobres

Si bien existen marcadas diferencias entre la India y Senegal, la desnutrición en estos dos países no es sólo un problema que afecta a los pobres (ver el gráfico). Aunque el retraso del crecimiento es 2,5 veces más común entre niño/as en los hogares más pobres de la India que en los más ricos, más de una cuarta parte de los niño/as en las familias más ricas sufren de retraso del crecimiento. Un porcentaje pequeño de niños entre las familias más ricas de Senegal también sufren de retraso del crecimiento, pero los bajos niveles nacionales ocultan las diferencias según el nivel de riqueza: un tercio de niño/as sufren de retraso del crecimiento en los hogares más pobres de Senegal—igual que el nivel nacional de hace 20 años.


Los niveles de retraso del crecimiento se diferencian según nivel de riqueza, pero el retraso del crecimiento sigue afectando a las familias más ricas

stunting

Fuentes: International Institute for Population Sciences (IIPS) y Macro International, National Family Health Survey (NFHS-3) para la India, 2005-2006 (Mumbai: IIPS, 2007); Salif Ndiaye y Mohamed Ayad, Demographic and Health Survey for Senegal, 2005 (Calverton, MD: Centre de Recherche pour le Développement Humain [Senegal] y Macro International, 2006); y Banco Mundial, "International Comparison Program Database: GNI Per Capita" (2012), visto el 20 de agosto, 2012.


¿Qué Hemos Aprendido?

Aunque no existe una solución única para mejorar la nutrición de lo/as niño/as, el apoyo a intervenciones ya probadas pueden tener gran alcance en la reducción de la desnutrición en el mundo. El Plan integral para el desarrollo infantil de la India (Integrated Child Development Scheme) es uno de los proyectos de nutrición nacional más grandes en todo el mundo; aun así se necesitan más esfuerzos para ampliar y poner en práctica este programa para llegar a aquellos niño/as con mayor riesgo.5 Mientras que el programa proporciona nutrición suplementaria para niño/as ya desnutridos, se debe poner más énfasis en aumentar la educación sobre nutrición entre padres y cuidadores y aumentar la infraestructura para conseguir las cantidades y variedades de alimentos necesarias para lo/as niño/as. Mientras, el gobierno de Senegal, con apoyo de socios internacionales, puso en acción el Programa de mejora de la nutrición en 1993. Este programa, que emplea a trabajadores comunitarios de salud en aldeas para promover y ofrecer intervenciones integrales de salud comunitaria para niño/as se ha ampliado para llegar a más de la mitad de todos lo/as niño/as con mayor riesgo de desnutrición, especialmente en las aldeas más pobres.6

Intervenciones Para Luchar Contra la Desnutrición

Tenemos las herramientas para reducir el número de niño/as desnutridos en todos los países, sin tener en cuenta sus niveles de ingresos nacionales. La investigación ha puesto de manifiesto intervenciones específicas, costo-efectivas, que pueden disminuir considerablemente el número de niño/as con desnutrición.7 Las inversiones en nutrición se pagan por si mismas y pueden resultar en toda una vida de beneficios para individuos, familias y naciones. Las principales intervenciones de nutrición incluyen asegurar que:

  • Las madres y niño/as tengan acceso a—y consuman—vitaminas y minerales esenciales.
  • Las madres y niño/as tengan acceso a la variedad y cantidad adecuadas de alimentos.
  • Los padres y cuidadores tengan acceso a la información y apoyo necesarios para alimentar a sus hijo/as en la mejor forma posible.8

Estas intervenciones ya probadas pueden ayudar a salvar las vidas de miles de niño/as en todo el mundo y ayudar a que lo/as niño/as alcancen todo su potencial: contribuyendo a un mejor rendimiento escolar, el aumento de ingresos de por vida y el aumento de la productividad de la fuerza laboral. El progreso en Senegal en la lucha contra la desnutrición demuestra que la voluntad política, el apoyo del gobierno y socios y el compromiso a las intervenciones ya probadas pueden reducir el número de niño/as que sufren de desnutrición, sin importar el estatus económico. Ahora es el momento para que más países—tanto los ricos en recursos como los de escasos recursos por igual—aprovechen estos éxitos y prevengan los efectos devastadores de la desnutrición infantil.


Jill Hagey es una analista de políticas en los Programas internacionales del Population Reference Bureau.


Referencias

  1. Save the Children, "Nutrition in the First 1,000 Days: State of the World's Mothers 2012" (Mayo 2012), visto el 20 de agosto, 2012.
  2. Derek Headey, International Food Policy Research Institute (IFPRI), "Turning Economic Growth into Nutrition-Sensitive Growth," 2020 Conference: Leveraging Agriculture for Improving Nutrition and Health (Febrero 2011), visto el 20 de agosto, 2012.
  3. Sam Mendelson y Samir Chaudhuri, "Child Malnutrition in India: Why Does It Persist?", visto el 20 de agosto, 2012.
  4. International Development Association, "Senegal: Promoting Nutrition During Pregnancy and Early Childhood" (2012), visto el 20 de agosto, 2012 ; Cellule de Planification et de Statistique du Ministère de la Santé (CPS/MS), Direction Nationale de la Statistique et de l’Informatique du Ministère de l’Économie, de l’Industrie et du Commerce (DNSI/MEIC) y Macro International, Demographic and Health Survey for Mali, 2006 (Calverton, Maryland : CPS/DNSI y Macro International, 2006) ; y Direction Nationale de la Statistique (DNS Guinée) y Macro International, Demographic and Health Survey for Guinea, 2005 (Calverton, Maryland : DNS y Macro International, 2006).
  5. IFPRI et al., "Accelerating Progress Toward Reducing Child Malnutrition in India" (Enero 2008), visto el 20 de agosto,  2012.
  6. International Development Association, "Senegal."
  7. Zulfigar A. Bhutta et al., "What Works? Interventions for Maternal and Child Undernutrition and Survival," The Lancet 371, no. 9610 (2008) : 417-40 ; y el Banco Mundial, Scaling Up Nutrition : What Will It Cost? (Washington, DC : Banco Mundial, 2010).
  8. Ogilvy Public Relations Worldwide y la Academia para el Desarrollo Educativo (AED), A Communications Strategy to Mobilize Nutrition Investment (Washington, DC : Banco Mundial, 2009).