Resumen

(Julio de 2013) Cada vez más niños y niñas de países en desarrollo se inscriben en escuelas secundarias, lo que les permite adquirir conocimientos y habilidades para vivir vidas productivas y saludables. Aunque estas son buenas noticias, muchos jóvenes aún afrontan desafíos en el momento de encontrar un empleo y asumen riesgos considerables para su salud, como fumar, el matrimonio y la maternidad precoces o relaciones sexuales sin protección.

El Cuadro de datos de los jóvenes en el mundo de 2013 ofrece una descripción integral del bienestar de los jóvenes de entre 10 y 24 años en todo el mundo, e incluye indicadores como el tamaño actual y proyectado de las poblaciones de jóvenes, inscripciones en instituciones educativas, participación en la fuerza de trabajo, matrimonio y fertilidad, y riesgos y conductas relacionadas con la salud.

Entre los hallazgos clave, se incluyen:

Embarazo y maternidad adolescente

En todo el mundo, muchas mujeres de 15 a 19 años están actualmente embarazadas o ya han dado a luz. Esta situación ocurre especialmente en áreas rurales donde las niñas se casan jóvenes y se las presiona para que empiecen a tener hijos de inmediato. En Zimbabwe, Senegal y Colombia, más de una de cada cinco adolescentes de áreas rurales comenzaron a tener hijos.

Las adolescentes de hogares más pobres tienen más probabilidades de quedar embarazadas o dar a luz que las de hogares más ricos. En Zimbabwe, Senegal, Colombia y Perú, más de un cuarto de las adolescentes de 15 a 19 años pertenecientes al 20 por ciento de los hogares más pobres comenzaron a tener hijos. Y en Perú, la tasa de maternidad precoz es casi seis veces mayor entre las adolescentes de hogares más pobres que entre las de los hogares más ricos.

Prevalencia del matrimonio infantil

El matrimonio infantil, definido como el matrimonio que se celebra antes de los 18 años de edad, ocurre en todas las regiones del mundo. Esta dañina práctica tradicional no solo viola los derechos humanos de las niñas y mujeres jóvenes, sino que también amenaza su salud y bienestar. Casi la mitad de las mujeres de 20 a 24 años de Asia centromeridional y África occidental se casaron al cumplir los 18 años, lo que las pone en mayor riesgo de un embarazo precoz y de discapacidad y muerte materna, y limita su acceso a la educación y a un empleo. Si bien la prevalencia del matrimonio infantil es menor en otras regiones, como el Sudeste asiático y Asia occidental, casi una de cada cinco adolescentes de estas regiones se casó al cumplir los 18 años de edad. En las regiones más pobres del mundo, particularmente en África oriental, África occidental y Asia centromeridional, más de una de cada 10 niñas se casó al cumplir los 15 años.

Amplio conocimiento del VIH/SIDA entre los jóvenes

La adolescencia y la juventud (de 15 a 24 años) es el momento en que la mayoría de las personas comienzan a tener actividad sexual. En todo el mundo, los conocimientos sobre el VIH están aumentando (identificación de las dos maneras de prevenir la transmission sexual del VIH, rechazo de las dos ideas equivocadas locales más comunes sobre el virus y conciencia acerca de que una persona de apariencia saludable puede transmitirlo). Sin embargo, muchos jóvenes no cuentan con la información o los medios para protegerse a sí mismos de esta enfermedad. En los países con una alta prevalencia, como Kenia y Haití, menos de la mitad de las mujeres de 15 a 24 años tiene conocimientos suficientes sobre el VIH. Y, en Malí, menos de un cuarto de los hombres y mujeres jóvenes tienen un amplio conocimiento al respecto. Si bien las mujeres jóvenes tienen un mayor riesgo de infectarse con el VIH, los hombres tienen más probabilidad que las mujeres de conocer más sobre este virus.

Tasa de fertilidad adolescente en todo el mundo

La tasa de fertilidad adolescente mide la cantidad de nacimientos por cada 1.000 mujeres de 15 a 19 años de edad. Si bien la cantidad de nacimientos entre las niñas se está reduciendo en todo el mundo, la maternidad adolescente sigue siendo común en muchos países, particularmente en África subsahariana. La maternidad precoz genera consecuencias graves para la salud y el desarrollo de las jóvenes. El riesgo de discapacidad y muerte materna es mayor para las adolescentes que para las mujeres que tienen más de 20 años. Al mismo tiempo, la maternidad precoz generalmente limita las oportunidades de las niñas de acceder a educación y capacitación, y de desarrollar medios de subsistencia. La maternidad adolescente es más común en los países en desarrollo, donde casi el 10 por ciento de las niñas dan a luz todos los años, mientras que, en los países desarrollados, son menos del 2 por ciento las que lo hacen.

Acceso a la escuela secundaria

Aunque en muchos países del mundo se ha registrado un rápido progreso de la educación primaria universal, es fundamental asegurar que los adolescentes empiecen y terminen la educación secundaria para adquirir el conocimiento y las habilidades que necesitan para que sus vidas sean saludables y productivas. El indicador de acceso a la escuela secundaria mide la probabilidad de que los niños que completan la educación primaria empiecen su primer año de escuela secundaria. En Filipinas, casi todos los niños pasan de la escuela primaria a la secundaria. En Senegal y Lesotho, menos de tres cuartos de los estudiantes empiezan la escuela secundaria. Las niñas tienen menos probabilidad de acceso que los varones. Si bien esta transición puede ser más difícil para las mujeres que para los hombres, los hombres jóvenes también están en riesgo de dejar la escuela demasiado temprano. En la República Dominicana y en Mozambique, los niños tienen menos probabilidad de empezar la escuela secundaria que las niñas.

Personas jóvenes sin empleo, educación o capacitación

Muchos países del mundo manifiestan preocupación por las personas jóvenes que no tienen acceso a educación, empleos o capacitación (Not in education, employment, or training, NEET). Si bien los jóvenes desempleados que asisten a escuelas o reciben alguna capacitación están invirtiendo en futuras oportunidades laborales, los NEET están desempleados y no participant en actividades educativas. Cuando las personas jóvenes no están en contacto con el sistema educativo o con el Mercado laboral, no pueden desarrollar las habilidades fundamentales para obtener un empleo significativo. En los países para los que hay datos disponibles, son más las mujeres jóvenes que los hombres jóvenes quienes se clasifican como NEET. Esta situación es particularmente notable en países como Níger y Pakistán, donde más de dos de cada tres mujeres jóvenes se consideran NEET.